ILUMINACIÓN

En el proceso de decoración se debe identificar al detalle las fuentes de luz natural y artificial, tratando de utilizar idóneamente cada recurso.

LUZ NATURAL

Depende de la ubicación y orientación del ambiente y de cómo están distribuidas las aberturas al exterior. Ya que no se puede manipular directamente, la idea es aprovechar al máximo la luz durante el día a través de distinto elementos estructurales.

LUZ ARTIFICIAL

Las fuentes de la luz artificial deben priorizar la visibilidad del espacio que se está ambientando, pero sin dejar de lado el aspecto decorativo, para lograr el efecto deseado.

TIPOS DE ILUMINACIÓN ARTIFICIAL

  • Iluminación general.

Es aquella que permite ver y desplazarse por un ambiente sin que se produzcan sombras ni zonas con diferentes niveles de iluminación.

Por lo general, emplea un punto de luz por encima del ojo, cuelga del techo o está pegada en la pared. Se debe lograr la iluminación pareja para todos los ambientes, sobre todo en escaleras y zonas de paso, y tratar de no generar contrastes muy marcados entre una habitación y otra.

  • Iluminación puntual. (focal)

Es una luz intensa y centrada especialmente para iluminar un área de trabajo o actividad. Acompaña a la luz general y es un complemento de la decoración. Se debe evitar el contraste violento, la saturación de luz y el exceso de sombras. La idea es que la luz focal sea directa, pero no deslumbrante.

  • Iluminación de ambiente (de exposición).

Este tipo de iluminación tiene un efecto más teatral y busca crear un ambiente, antes que iluminar una actividad. Los factores que se consideran son la forma como se proyecta la luz y el efecto que logra su disposición y ubicación.

La iluminación con velas puede considerarse como parte de este elemento decorativo, junto con las lámparas.

  • Iluminación decorativa.

Esta hecha especialmente para iluminar detalles de la decoración, como elementos arquitectónicas o objetos: cuadros, esculturas, texturas, plantas, etcétera.

FUENTES DE LUZ

  • Lámparas incandescentes de filamento.

Son los clásicos focos que utilizamos comúnmente en el hogar. Intensifican los colores cálidos y atenúan ligeramente los fríos. Hay de diversos tipos: luz clara (foco transparente), luz blanca, luz de día, de colores y reflectora.

  • Lámparas incandescentes halógenas.

Se llaman halógenas porque emplean el mismo tungsteno que las lámparas de filamento, pero reemplazan el gas argón por yodo (elemento halógeno). Este equilibrio químico garantiza una mayor duración. Utilizan cristal de cuarzo, por lo que la luz es más clara y brillante. Sus variedades son: dicroicas (ideales para crear a sensación de amplitud en espacios pequeños), tubulares lineales, y de cápsula.

  • Lámparas de descarga.

Sus propiedades varían según el vapor que utilicen: vapor de mercurio o de sodio. En general, destacan por producir luz bastante brillante sin consumir mucha energía. Las más conocidas son las luces y las lámparas fluorescentes (trabajan con vapor de mercurio), ya que se las suele ubicar en las cocinas.

  • Leds.

Son las más eficientes en cuestión de rendimiento y ahorro de energía. De la energía consumida por un foco común, solo el 10% emite luz; en cambio, con los LED se aprovecha hasta el 90%. Son más resistentes a los golpes, baratos y no dependen de un filamento que se pueda quemar.

#Iluminación

Síguenos en Facebook
Instagram
Twitter
Pinterest
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.